NOTAS FELINAS
De Interés

Medicina integrativa

Medicina integrativa Siempre he tenido interés por la medicina holística y hace tres años empecé a descubrir un nuevo mundo que en ocasiones ha generado conflicto con varias de mis creencias. Me pregunté: ¿Cómo podría llegar a funcionar en nuestros compañeros animales? Entonces tomé un curso sobre terapias complementarias para animales, aprendí sobre esencias florales, masaje terapéutico en pequeños animales, masaje terapéutico en equinos, aromaterapia y comunicación animal; lo más importante de este ciclo fue que cada uno de los asistentes trabajábamos de forma vivencial, haciendo un trabajo transpersonal, emocional y físico en cada tema por seguir, con el fin de saber y entender cómo genera un cambio a nivel orgánico y emocional en cada ser vivo.


Las esencias florales fueron descubiertas por el doctor Edward Bach, quien se dedicó a investigar sobre el campo energético de las flores silvestres, cómo podía cambiar los estados en los humanos y poder generar sanación sin producir dolor y sin manejar métodos invasivos. Las esencias florales son preparadas de flores silvestres que dependiendo de su campo energético genera cambios físicos y emocionales en humanos y por tanto en animales.


Cuando comencé mi práctica con las esencias florales conocí a ‘Jefe’, un perro mestizo que tenía problemas de comportamiento con su otro compañero canino y comportamientos de agresividad. Las flores que había testeado para él eran para manejo de sus temores, a todo lo desconocido para él, manejar sus traumas cuando vivió en la calle y cuando escapó del refugio. Empecé a relacionar todos sus traumas, sus miedos y fueron un perfecto soporte en su proceso ayudando al manejo de su carácter y con la manada. En todo este proceso su confianza cambió, ya no tenía miedo, su relación con otras personas mejoró y se volvieron una manada con su compañero perruno. Esto fue apoyado adicionalmente por Aromaterapia y Comunicación Animal.


AROMATERAPIA


Es una terapia donde utilizamos aceites esenciales de grado superior, en el cual por medio de su aroma o utilización tópica generamos una estimulación en el sistema límbico en el cual el organismo responde liberando sustancias químicas como serotonina, entre otras, hacia el torrente sanguíneo para generar una respuesta emocional y a su vez un cambio físico tanto en nosotros como en los animales. No se debe utilizar cualquier aceite esencial, es un riesgo muy grande ya que finalmente los aceites esenciales son químicos naturales y los animales son muy sensibles a ellos. Por medio de esta terapia podemos apoyar tratamientos conjuntamente con el médico veterinario en tanto su parte física como emocional ocasionen un cambio en nuestro compañero animal.


En mi experiencia profesional he tenido grandes cambios en mis pacientes por medio de esta terapia y adicional apoyando el vínculo humano-animal. La principal y es la que cambió mi forma de percibir y utilizar esta terapia fue en mi perra. Ella fue rescatada en una carretera atropellada, posteriormente se realiza un procedimiento ortopédico para solucionar su fractura de fémur pero luego de una semana comienza la herida a abrirse, y por su peso el fémur se empieza a exponer. Su estado emocional comienza a deteriorar, a tener problemas de piel y a dejar de comer. Tomé entonces la decisión de adoptarla y hacer un último procedimiento quirúrgico para recuperar su pierna. Manejé aceites esenciales de grado superior para promover la cicatrización, apoyo de la infección en el hueso y manejar su tristeza por el abandono y sus traumas por no poder caminar y jugar. También apoyamos su fisioterapia con aceites esenciales para liberar contracturas musculares y dolencias óseas. En los cuatro primeros días luego de su cirugía me sorprendí con su proceso de cicatrización, su herida cerró casi por completo y en 15 días la cicatriz era difícil de percibir, logramos que pudiera utilizar nuevamente su pierna con sus limitaciones y cambió completamente su estado emocional.


COMUNICACIÓN ANIMAL

La comunicación animal la conocí de mano de Lina María Lamos, con ella entendí que es una comunicación no verbal donde se establece una conexión energética entre nosotros y los animales. Esta forma de comunicación es innata de todos los seres vivos, quiere decir que todos lo podemos hacer. Se realiza por medio de imágenes, sensaciones y emociones que nos transmiten los animales por medio de nuestro cuerpo. El comunicador animal toma estas señales y las interpreta para poder ayudar a nuestro compañero animal en sus necesidades y cómo podríamos ayudarlo en su proceso. Como comunicadora animal, he tenido una maravillosa experiencia con nuestros compañeros gatunos, por su carácter, presencia energética y sus enseñanzas en nuestra vida.


Una vez tuvimos una gatita en el consultorio veterinario que llevaba varios días sin comer, se hicieron pruebas de rutina pero todos los resultados salieron normales. El día que la conocí me causó curiosidad que quisiera oler uno de los aceites esenciales que utilizo para purificar los ambientes y como protección, hablé con su compañera humana para permitirme hacer la comunicación con ella y saber qué le molestaba y por qué no comía. Su necesidad era cambiar su plato de comida del sitio actual que era en la cocina cerca de una rejilla de aire en donde se escuchan las conversaciones de los vecinos, ellos hablaban que les gustaría que no estuvieran más animales y las intenciones no eran buenas. Luego del cambio de sitio y ayudarla con aromaterapia para protegerse de malas palabras e intenciones, ella pudo continuar sin estrés y siguió comiendo muy bien.


Siempre en todo los aspectos de mi profesión y en mi vida tendré en cuenta las palabras del doctor Francesc Minguell, médico veterinario especialista en Medicina Tradicional China, quien en su visita a Colombia nos decía que la medicina no debería catalogarse como Alópata u Holística, que era necesario empezar a ver cada paciente como individuo donde la medicina sea integrativa, y estoy totalmente de acuerdo y más en nuestra profesión donde nuestros compañeros animales forman parte de nuestra familia y nuestro entorno. Como compañeros debemos tener en cuenta su salud física la cual es promovida por nosotros los médicos veterinarios, pero también debemos procurar su bienestar emocional, el cual está muy relacionado con los conflictos familiares y el estado emocional de su humano, por esto las terapias complementarias forman parte de esa medicina integrativa.