NOTAS FELINAS
Razas

Britanico

Britanico Un gato que decidió vestirse de oso


ORIGEN

Por mucho tiempo los gatos británicos acompañaron a escritores, artistas y artífices de la magia, los cuales, a partir de gatos de de los tejados, empezaron a cruzarlos para obtener crías muy parecidas y con las mismas características físicas y de carácter. Luego de acompañar por bastante tiempo a muchos afortunados llega la Segunda Guerra Mundial con sus represiones y momentos terribles, dentro de estos la eliminación de la mayoría de hechiceros, brujas y artistas que no comulgaban con sus doctrinares. Con ellos desaparecieron también sus amigos y cómplices, eliminando casi en su totalidad al Británico y a muchas razas europeas.


Pasadas estas nefastas épocas, con sus terribles consecuencias, se decide buscar cómo recuperar la raza, inicialmente buscando gatos que tuvieran similitudes en el tipo de cuerpo deseado y manteniendo un muy buen carácter. Entonces deciden cruzar unos pocos gatos británicos que quedaban con persas y comunes, haciendo así la raza más fuerte y ampliando su capacidad genética, acentuando características que hoy por hoy hacen del gato Británico lo que es.


Por esta razón existe recesivamente el gen de pelo largo, el cual es uno de los gatos modernos más apetecidos en las exposiciones actuales y ya está reconocido en la mayoría de asociaciones felinas.


Desde el siglo XIX las preferencias de los ingleses por tener un felino que rompiera por completo los estereotipos de gatos comúnmente expuestos o vistos en los tejados, propusieron uno de tamaño medio a grande con cuerpo muy robusto, redondo y que de preferencia fuera de un solo color y muy fácil de manejar y mantener.


En 1871 los jueces William Harrison Weir y su hermano John Jenner Weir, quienes en una de las primeras exposiciones de gatos en el Cristal Palace, de Londres, consagraron al Británico como uno de los más hermosos de esta exposición y fueron los que propusieron este nombre, Británico de pelo corto, para convertirlo en insignia de la Gran Bretaña antigua, haciendo que apareciera en la historia hasta en estampillas, marcas e imágenes de licores.


DESARROLLO

Es importante mencionar esta parte dentro del estándar de los británicos ya que es uno de los gatos con desarrollo más lento dentro de las razas felinas y pasan por varias etapas acordes con una edad.


La primera, que es cuando son irresistibles y gatitos, está comprendida entre los 2 y los 4 meses. Son de aspecto abullonado con toda su capa de pelo, denso de color opaco, y peluditos; pequeños y gordos, barrigones y muy fuertes, llegando en este periodo a un peso de hasta 1,5 kilos en los muy grandes y pesados de preferencia machos.


Es normal que pasada esta etapa los gatitos dejen de ganar peso tan rápido y pareciera que se estancaran y no crecieran más, lo que no es signo de enfermedad sino de un ciclo de la vida. Entonces entramos a la segunda etapa de vida, que va desde los 4 meses y medio hasta los 2 años, cuando se ve que crecen pero no engordan. Su pelo ha cambiado y ya no son tan abullonados, aparece una mancha de color más oscuro y brillante por todo el lomo y los pelos están desordenados y pierden mucho, pues están entrando a la pubertad y adolescencia.



Los machos son muy largos, flacos y cabezones y en las hembras la cabeza se desarrolla más lentamente y puede parecer más pequeña que el cuerpo pero es solo por esta etapa, en la cual es justo en la que más lazos de amistad generan con sus propietarios. Son demasiado demandantes y habladores y recomendamos adicionar un poco de proteína y protectores de articulaciones, ya sea con dietas de origen natural o comerciales, para ayudar a estos patitos en su paso de convertirse en unos grandes cisnes.


Pasados los dos años los británicos entran en una etapa en la que están listos para la fiesta y el descontrol acaba por convertirse en un majestuoso, elegante y corpulento gato preparado para el cortejo. Expresan todas sus características genéticas haciendo que sean más evidentes y pronunciados los cachetes, sus enormes brazos y, por supuesto, el característico manto denso pero sin maraña.


Esta etapa es la más hermosa de la raza y va desde los 2 hasta los 5 años. Para muchos criadores es la época más importante porque es cuando consigue la mayoría de títulos en las exposiciones y es el momento óptimo para criar, ya que puede ser que antes no haya tenido mayor interés por las hembras, es esperadamente normal que en esta época los británicos ganen peso de manera más rápida.


Las hembras se emparejan, son bellas y elegantes damas con curvas inolvidables y también están listas para ser madres. Es justo en este momento, acercándose a los 4 años, cuando son realmente un diamante en bruto y sus características físicas llegan a plenitud, mientras los machos colosales se pavonean por toda la casa siendo los dueños, reyes y señores.


Pasados los 5 años se convierten en esos inseparables amigos y su peso ha alcanzado en los machos más grandes unos espectaculares ocho kilos, su carácter se estabiliza y son reconocidos universalmente como el perfecto compañero de trabajo frente al computador, un lienzo y hasta un par de hojas. Estos gatos son realmente nuestra pasión y nuestros terapeutas.


CARÁCTER

Realmente existe un corrillo popular que dice que si una persona tiene británicos jamás va a querer cambiarse de raza, y es la verdad. Nosotros tenemos varios ejemplares y felizmente tendríamos más. El carácter del gato Británico es uno de los más estables y sinceros del mundo, son amorosos sin ser empalagosos y son serios y fuertes sin ser agresivos. Son los gatos de la eterna presencia, siempre están allí y son ideales para personas solitarias o familias numerosas con niños. Hemos tenido experiencias maravillosas con la raza como gato cooterapeuta con niños que necesitan ayuda de un amigo incondicional.


Es muy característico que si un amigo compra un Británico te hable de él como si fuera lo único en lo que pensara, tanto es así que te convence de tener el tuyo, a lo que llamamos “la fiebre del British”, la cual es peligrosa, puede que te contagies y termines por tener dos y hasta tres en tu casa, y de esa manera tus amigos también.



Son gatos de gran tamaño y saben cómo hacerte saber cuáles son sus límites sin llegar a ser agresivos, pero es normal que si tienes cargado a un Británico y quieres besarlo en la cara y él no, te pondrá la mano en la boca y se quejará hasta que lo sueltes.


Son gatos muy sociables pero si llegasen a esconderse cuando llegan las visitas es solo cuestión de tiempo para que aparezcan y se paseen por las piernas. La relación con otros animales es fantástica pero hay que tener cuidado con pequeños roedores y pájaros ya que son excelentes cazadores. Con los perros se la llevan muy bien, claro está que los Británicos siempre harán saber, así lleven pocas horas en casa, que ellos son los reyes y que mandan.



CUIDADO Y MANTENIMIENTO

Realmente son gatos que no exigen mucho cuidado, baño quincenal y ser cepillados una a dos veces por semana.


Es de gran importancia que estos gatitos sean alimentados con dietas altas en proteína y que ojalá contengan condroprotectores (protectores de las articulaciones) y ricos en DHA. Por esta razón muchos criadores recomendamos dietas naturales o adiciones de pollo, carne vacuna o de peces a las dietas de los británicos.


La mayoría de gatos son protectores de recursos y es allí donde evitamos que agarren nuestras cosas, entonces un buen gimnasio donde ellos puedan rascar y trepar, junto con que les podamos proveer tiempos de aislamiento, harán parte de lo que será una mascota más estable emocionalmente. Las repisas en las paredes y cerca de las ventanas también serán de gran ayuda para la sana convivencia de estos hermosos gatitos con los humanos.


NOSOTROS

Somos la familia González Ascencio, compuesta por cinco integrantes humanos y muchos gatos. Esta historia comenzó hace más de nueve años cuando, un día cualquiera, llegó a nuestras vidas una pequeña gata llamada Numa, de raza criolla, la cual le fue regalada a nuestro hijo mayor y desde ese entonces nos encantamos con los felinos. Luego de ocho meses de convivir con ella no nos aguantamos las ganas de tener otro gato en casa y decidimos obtenerlo. Entonces llegó uno llamado Salomón, un Scottish Fold completamente adorable, con un pequeño detalle, no estaba castrado. Por recomendación de dos grandes amigos criadores, uno el director de esta revista y el otro un criador de abisinios, después de muchas horas de hablarlo decidimos comprar una hembra de Británica de pelo corto y desde este momento empezó lo que hoy por hoy es nuestra pasión por el Británico de pelo corto, sin dejar de lado a los Scottish Fold.


Nuestro objetivo final como criadores de esta espectacular raza no es solo expandirla sino enseñarle al mundo sobre la felinofilia, generando conciencia de que la cría responsable, bajo estrictos parámetros asentados en los reglamentos de cría de las asociaciones felinas, hacen que resulte más fácil controlar las poblaciones de gatos y que no se pierdan estos tesoros de la historia.


Nuestra misión es compartir la experiencia del Británico como la mejor y poner en cada uno de sus hogares un pedacito de felicidad con cuatro patas. Recuerden que la tenencia responsable de mascotas es un deber nuestro y un derecho de ellos, y que lo único a lo que vienen a este mundo es a hacernos felices y compartir sus vidas con nosotros.


Para terminar queremos hacer una recomendación muy especial: debes tener mucho cuidado en mirar fijamente a un Británico, puedes correr el riesgo de enamorarte perdidamente de él.