NOTAS CANINAS
Tendencias

'Agility'

'Agility' Cada vez que me preguntan si practico algún deporte y contesto: -Sí, ‘agility’- sé que me van a preguntar: - ¿Y eso qué es?


El agility es un deporte que combina la velocidad con la precisión, en el que un guía y su compañero ponen a prueba su capacidad de comunicarse para desarrollar un trazado, que consiste en una secuencia de elementos como saltos, túneles y zonas de contacto que se toman en un determinado orden, con el objetivo de cometer el menor número de faltas y completando el recorrido en el menor tiempo posible.


ES UN DEPORTE EN EL QUE SE COMPITE

La primera vez que uno va a una competencia no sabe bien qué esperar, y se van apreciando los diversos momentos de la competencia. Lo primero que salta a la vista es la pista, que mide 40 por 30 metros, delimitados por un cerramiento con una serie de obstáculos en su interior. El juez les da un orden determinado y los participantes son llamados a conocer el recorrido, que no han hecho antes, para decidir cómo lo van a abordar. Pasan ocho minutos y aún no hemos visto un solo perro, pero sí a sus guías practicar una especie de extraña danza siguiendo los números al pie de los obstáculos.


Después de cinco minutos destinados para el calentamiento, sale a la pista el primer binomio. El llamado se hace con el nombre del perro, pero los que practicamos agility sabemos que el esfuerzo es compartido. Ciento cuarenta metros, 17 obstáculos, y 40 segundos después se ha terminado el paso por la pista, y es llamado el siguiente binomio. Se revisa que la pista está con los obstáculos a su altura correspondiente, y se autoriza a los binomios, uno a uno, a desarrollar la pista, hasta pasar todos. El juez llama a los auxiliares de pista y comienzan a ordenar una nueva pista, diferente a la primera. Una vez la nueva pista está lista son llamados los guías a reconocer en ocho minutos el nuevo recorrido.


Queda la impresión de que solo unas pocas razas podrían hacer agility, pero la idea se disipa rápido: vemos perros de todas las razas, y aunque predominan los Border Collie y los Sheltie, también hay Poddles, Pinshers y hasta criollos participando. Con el objetivo de hacer más equitativo el deporte los binomios se clasifican en tres categorías de acuerdo con la altura del perro: large, medium o small. De acuerdo con esto se gradúa la altura de los elementos por saltar (las vallas, el muro, el aro, la mesa) y la longitud del salto largo. Y según la experiencia los perros van a su vez en diversos grados: el grado 0 que es el grado de aprendizaje, el grado 1 que se diferencia porque incluye una serie de obstáculos que son el slalom, y las zonas de contacto. Los binomios que completan una serie de pistas con calificación de excelente son promovidos a grado 2, y los que completan dos competencias en excelente alcanzan el grado 3.


Comienza la segunda pista y vemos una serie de obstáculos que no habíamos visto antes: una pasarela, una rampa o empalizada, un balancín: las zonas de contacto. Estas se diferencian porque en sus extremos hay un área de un color diferente que el perro siempre debe pisar con al menos una pata al subir o bajar; ver pasar raudos a los guías y perros, asegurando el paso correcto es emocionante. Tanto para el espectador como para el competidor el agility es sumamente atractivo.


El objetivo del deporte es completar la pista en el orden que el juez diseñó, dentro de un tiempo establecido, y cometiendo el menor número de faltas, como tumbar palos en los saltos, abrir la rueda, no pisar las zonas, y no rehusar más de dos de los obstáculos. Cometer faltas, rechazos, o pasarse del tiempo lleva a penalizar puntos. Gana el binomio que acumule menos puntos, y en caso de empate, gana el que menos tiempo haya necesitado para completar la pista. Al final se suma el desempeño de las dos pistas para definir el ganador de la competencia. Al terminar la tarde, ya han competido todos los grados y nos vamos a casa.


Pero llegar a competir requiere tiempo: antes de salir a su primera competencia de agility, (inclusive en grado de iniciantes) un binomio humano-perro se ha preparado durante meses, invirtiendo tiempo y dedicación con el fin de lograr no solo que el perro conozca todos los obstáculos y se familiarice progresivamente con ellos al punto que los sortee de forma fluida, sino especialmente en conocerse mutuamente. El humano aprenderá a conocer qué cosas motivan más a su perro: ¿comida, juego, caricias, refuerzos con la voz? Y el perro aprenderá a conocer de qué forma se comunica su humano, cómo se comunica más: ¿con la voz, con el movimiento corporal, con la mirada? El humano debe aprender a comunicarse de forma clara con el perro, mientras este aprenderá a desarrollar enfoque y confianza en el guía, en un entorno de diversión. Hacer agility es una forma de conocer mejor, no solo a nuestro mejor amigo, sino también a nosotros mismos.


En Colombia el agility es regulado por la comisión de agility de la Asociación Club Canino Colombiano, que representa a la FCI, la Fédération Cynologique Internationale que es la Organización Canina Mundial. En la primera semana de abril en Medellín se celebró el Campeonato Américas y el Caribe de Agility, que es el evento regional más importante de este deporte (el equivalente a la Copa América de fútbol) que congregó a 159 duplas de 11 países, con la participación de 17 razas diferentes de perros, participando por Colombia 95 binomios. Para practicar agility hay que pertenecer a uno de los clubes reconocidos por la ACCC, los cuales se encuentran en Bogotá, Cali y Medellín. Dog Power Agility es un club formado por aficionados a este deporte, que cuenta con varios perros adoptados, algunos de ellos criollos dentro de sus integrantes y que cada semana se reúne a practicar y entrenar, en un ambiente de camaradería, aprendiendo nuevos trucos y perfeccionando las ya conocidas. Nuestros entrenadores, compañeros y amigos han pertenecido a la Selección Colombia de Agility para diversos certámenes internacionales, y practican el grupo de avanzados y principiantes.